martes, 27 de noviembre de 2012

La alimentación de tu mascota en invierno

Ante la llegada del invierno y las bajadas de temperatura que afectan al bienestar de nuestra mascota, alterando el equilibrio interno de su organismo, tenemos que tomar algunas medidas para evitar problemas de salud a nuestra querido amigo, o amiga.

Con el frío nos veremos en la obligación de reforzar su alimentación sin descuidar la calidad de la misma, aumentando un poco las dosis. Con esta medida aumentaremos el aporte de calorías y nutrientes recurriendo siempre a un pienso adecuado y de calidad.

Si nuestra mascota está al aire libre, cómo podría ser un perro guardián, esta medida es especialmente importante, sin olvidar tener siempre cerca agua fresca y limpia para beber ya que las lluvias y el mal tiempo suelen ensuciar los bebederos.

Con los perros que tengamos dentro de casa o en nuestro piso, aunque las temperaturas hallan descendido y apetezca más quedarnos en casa no debemos descuidar el ejercicio de los mismos, salir a pasear diariamente es necesario, con ello, además, logramos controlar su peso si detectamos un problema de obesidad. En ese caso siempre podremos combatirlo con paseos más largos o saliendo más de una vez al día.

A la hora de dormir debemos tener algunos cuidados con nuestra mascota, si lo hace fuera de casa es conveniente aislarlo del suelo, para esto podemos usar una tarima o algún material que evite que duerman directamente sobre el suelo húmedo, siempre podemos poner encima alguna manta para que los proteja del frío.

Otra cosa que debemos tener muy en cuenta es el cepillado del pelo, la piel también se les puede secar durante el invierno a causa del invierno, esto se evita con cepillados frecuentes. Además, en perros de pelo largo, la suciedad es más frecuente si tu mascota está en un espacio abierto (jardín o finca).

Evitemos sacar a pasear a nuestra mascota si está lloviendo o hace excesivo frío. Si nos llega a sorprender la lluvia, debemos secarlos utilizando toallas y secador de pelo al llegar a casa. Los baños con agua caliente y protegerlos de corrientes de aire son también claves para protegerlos.

Para el paseo de los más pequeños y desprotegidos podemos acudir a la ropa para perros que debe ser cambiada y lavada a diario, al igual que la nuestra. También pueden resultar de utilidad zapatos que se adaptan a sus patitas, evitando que se les enfríen y se mojen si ha llovido.

De todo lo expuesto anteriormente tengamos en cuenta que una alimentación adecuada, con un aumento de las dosis de manera moderada, son claves para que nuestras mascotas pasen el invierno y no les afecten las bajadas de temperaturas, evitando así las frecuentes enfermedades de esta época.

0 comentarios:

Publicar un comentario