miércoles, 16 de enero de 2013

¿Cómo escoger la cama de nuestro amigo peludo?

Todos nuestro amigos peludos se merecen tener una buena cama donde echarse a descansar, sin importar su tamaño ni su edad. Algunos gozan del beneficio de compartir la cama de sus dueños, pero otros tienen su propio colchón para mascotas donde estirarse a tomar una buena siesta.

Si quieres comprar un cojín para que tu amigo puedes sentirte un poco desorientado por la variedad de ofertas que podrás encontrar. Obviamente puedes escoger fácilmente el color que más te agrade, el que mejor vaya con la estancia o el que más se parezca al pelaje de tu mascota.

Aquí te explicaremos las ventajas y desventajas de cada tipo de cama para ayudarte en la decisión final.

Es importante que el lugar de descanso sea fácil de lavar. Esta tarea es más sencilla si tiene una funda desmontable que se pueda poner en la lavadora. En algunos modelos solo la del colchón se puede desenfundar, pero no la de los bordes. Hay camas muy abrigadas con colchones de cordero o de tela polar, que son bien lavables, se secan rápidamente pero es difícil quitarles los pelos adheridos. Por otro lado, las de cuero sintético o lona no son tan suaves, pero se pueden lavar incluso con un paño o cepillo húmedo. Las telas impermeables preservan el colchón de la humedad y malos olores y son fáciles de lavar. Estas también dificultan la proliferación de bacterias y son en general  hipoalergénicas.

El material del relleno también ofrece muchas variedades. Aquí debes tener en cuenta el tamaño de amigo peludo, pues a mayor peso mejor deberá ser la calidad del relleno para que la cama sea realmente confortable. Un cría puede dormir cómodamente en casi cualquier colchón; puede ser de goma espuma trozada que es muy suave y mullida.

Los mayores requieren colchones más gruesos. Para ellos se ha empezado a utilizar una espuma de poliuretano de alta tecnología especial para almohadas y camas ortopédicas. Esta espuma llamada Memory Foam se adapta perfectamente a la forma del cuerpo, lo que evita puntos de presión es zonas claves como la cadera y hombro. Es ideal para razas muy grandes o abuelos con problemas articulares o de columna, pero cualquier animal puede disfrutarlas, pues no resultan mucho más caras que las camas comunes y son mucho más confortables.

Finalmente debes tener en cuenta la forma de la cama. Los colchones tipo nido son ideales para los animales que les gusta acurrucarse, los que se mueven mucho, como los cachorros, o para los que apoyan su cabeza sobre una almohada. Los bordes del nido ofrecen abrigo y una superficie suave para recostar la cabeza o el cuerpo sin caer del colchón.

Si permites que tu amigo peludo se acueste en el sofá o en la cama, puedes optar por colocar una manta sobre los cojines para evitar que el tapizado se arruine con los pelos y la suciedad.

0 comentarios:

Publicar un comentario