martes, 19 de febrero de 2013

¿Cómo proteger a nuestros amigos del frio?

La llegada del invierno es el momento para proteger a nuestros amigos peludos. Al igual que nosotros, requieren de cuidados y amparo contra el frío, ya que una prolongada permanencia en temperaturas bajas puede causarles serios problemas de salud. Una manera de protegerles es a través de la alimentación. Sobre todo ciertas razas que, por su escaso pelaje y tamaño pequeño, tienen menos defensas frente a las bajas temperaturas.




Lugar de descanso de nuestras mascotas

Si nuestro amigo peludo duerme en la casa familiar, debe tener una colchoneta o manta para descansar de manera cómoda. El lugar habitual de reposo de nuestro amigo  no debe estar demasiado cerca de las fuentes de calor, aunque al animal le guste ese lugar para dormir. De esta manera, se evita un cambio de temperatura demasiado brusco cuando sale a la calle.

Si dejamos a nuestro amigo duerma fuera de nuestra casa, debe contar con un alojamiento adecuado, que le proteja bien de la humedad y del frío.  El lugar de descanso de nuestra mascota debe reunir determinadas condiciones para proteger al animal de las inclemencias climatológicas:

  • Ser resistente frente a las temperaturas extremas. 
  • Estar bien aislada. 
  • El tamaño debe ser adecuado. 
  • Si el lugar es muy frío, la caseta debe estar aislada con planchas de poliuretano o con fibra de vidrio. 
  • El suelo debe ser de madera o goma, colocada de manera que esté más elevada que el terreno, para evitar la humedad. 

En la nieve

Nuestros amigos disfrutan mientras juegan en la nieve, sobre todo, si son un cachorros. Cuando el animal está en movimiento, tolera bien las bajas temperaturas. Una vez que llega a casa, tras jugar con la nieve, hay que secarle bien y comprobar que no se ha dañado las almohadillas de las patas.
Si nuestro amigo es muy pequeño y tiene poco pelo, es conveniente protegerle de la nieve y de la lluvia con una prenda impermeable específica.

También existen patucos para proteger las almohadillas sensibles. La forma de caminar con ellos será cómica, pero las patas estarán secas y calientes. No obstante, Miguel Ibáñez, veterinario y profesor de etología, cree que la protección de la almohadillas no es necesaria, a menos que el perro esté muchas horas en la nieve o tenga las almohadillas especialmente delicadas.

La Alimentación

Ante la llegada del invierno y las bajadas de temperatura que afectan al bienestar de nuestra mascota, alterando el equilibrio interno de su organismo, tenemos que tomar algunas medidas para evitar problemas de salud a nuestra querido amigo, o amiga.

Con el frío nos veremos en la obligación de reforzar su alimentación sin descuidar la calidad de la misma, aumentando un poco las dosis. Con esta medida aumentaremos el aporte de calorías y nutrientes recurriendo siempre a un pienso adecuado y de calidad.

Si nuestra mascota está al aire libre, cómo podría ser un perro guardián, esta medida es especialmente importante, sin olvidar tener siempre cerca agua fresca y limpia para beber ya que las lluvias y el mal tiempo suelen ensuciar los bebederos.

0 comentarios:

Publicar un comentario