miércoles, 15 de enero de 2014

Cuidado y alimentación de los Agapornis

Cuidado y alimentación de los Agapornis


Una de mis ventas para el día de Reyes fue un simpático agapornis que, a los pocos días de estar en casa con sus nuevos dueños empezó a ponerse agresivo. Por este motivo, ha tenido que volver con nosotros para volver a educarlo. Teniendo en cuenta la naturaleza de estos animales, hay varios factores a tener en cuenta para que los Agapornis vivan felices en nuestros hogares:

- Compañía: Vulgarmente se les conoce como inseparables y eso tiene una razón de ser. Como su propio nombre, compuesto por las voces griegas ágape y ornis (afecto y ave respectivamente, indica son aves que no están hechas para vivir en solitario, sobre todo si su dueño no tiene mucho tiempo para dedicarles. Por lo tanto, si nos vamos a poder estar mucho con ellos, lo ideal es buscarles una pareja; siempre teniendo en cuenta que dos hembras suelen llevarse mal.

- Alimentación: Aunque comen principalmente semillas y fruta, también necesitan verdura. No debemos olvidar que el yodo y el calcio son muy importantes para los pájaros, así que debemos introducir alimentos que los contengan para evitar que falten nutrientes.

- El entorno: Si están en una jaula, esta debe ser amplia y preferiblemente rectangular para facilitar su vuelo. Si tenemos la posibilidad, es muy positivo que los saquemos de la jaula una vez al día y les dejemos volar por casa, aprovechando para jugar con ellos. Son pájaros muy activos que necesitan objetos con los que jugar en nuestra ausencia. A veces un trozo de cuerda colgada del techo basta para mantenerles horas entretenidos.

- Carácter: a pesar de su pequeño tamaño, estos pájaros tienen una fuerte personalidad, por lo que no debemos educarles con el método de imposición, sino con refuerzo positivo. Trata de premiarles cada vez que hacen algo bien y no les fuerces si son más independientes de lo que te gustaría.

- Agresividad: Si, como en el caso que nos ocupa, tu agapornis te pica levemente, debes entender que durante los primeros meses esta es su manera de conocer el mundo: a través del pico y la lengua. Sin embargo, hay que saber diferenciar entre eso y un picotazo agresivo, puede ser porque le estés molestando o quiera llamar tu atención.

A la hora de tener un Agapornis, en definitiva, debemos tener en cuenta que son aves muy lonjevas que, además, requieres de unos cuidados y paciencia diferentes a los de otros pájaros, pero que bien educados son mascotas que nos brindarán momentos impagables.
Nuestro amigo ya está de nuevo en su casa, sólo hubo que enseñarle a reconocer la mano humana como un amigo y no como blanco de sus picotazos.

0 comentarios:

Publicar un comentario